Músicos en el estudio: Raúl

Aquí tenemos a mi querido Raúl, el gran Raúl Bernal, enfrentándose con éxito a su viejo piano eléctrico Würlitzer.
Conocí a este hombre en el 2004, año en el que se exilió en Granada. Su forma de entrar en la banda la conocéis: me mandó una carta asegurando que yo necesitaba un pianista, y que ese pianista era él. Se ve que tenía razón, ya que aquí sigue, repartiendo su maestría entre multitud de proyectos musicales (Jean Paul, Dolorosa, la academia Gabba Hey, el sello Discos Cabaña…) y literarios.
Su trabajo en este disco está siendo fundamental, no sólo por su aportación con los pianos y los órganos, sino por su labor en los arreglos y en la producción.
Raúl es todo un ejemplo de lealtad, talento y generosidad.
Yo no puedo hacer otra cosa que agradecerle que aquel lejano día de 2004 me mandara aquella carta.
Seguimos.

Compartir: